LOBREY


ESTÁNDAR

 

Breve resumen histórico
Se consideran como antepasados del actual Dogo alemán al antiguo "Bullenbeisser" (bulldog) así como a los "Hatz-und Saurüden" (perros de cacería de jabalíes) que se situaban entre los poderosos mastines ingleses y un perro de vigilancia ágil y rápido. El término "Dogo" fue aplicado al principio a perros grandes y fuertes que no pertenecían necesariamente a una raza en particular. Más tarde, fueron utilizados nombres especiales tales como "Ulmer Dogo", "Dogo inglés", "Dogo danés", "Hatzrüde", "Saupacker" y "Gran Dogo" definiendo diferentes tipos de perros de acuerdo al color y tamaño. En el año de 1878 fue integrado en Berlín un comité compuesto por siete miembros, que eran criadores activos y jueces, bajo la presidencia del Dr. Bodinus, quien tomó la decisión de clasificar todas las variedades mencionadas arriba dentro del concepto de "Deutsche Doggen" (dogos alemanes). De esta manera, la fundación proyectó la crianza de una raza alemana independiente. En el año 1880, durante una exposición llevada a cabo en Berlín, fue establecido el primer estándar para el dogo alemán. Este ha sido controlado por el "Deutscher Doggen-Club 1888 e. V." y alterado en algunas ocasiones a través de los años. La versión actual se conforma al modelo de la F.C.I.

Apariencia general
La apariencia general noble del Dogo alemán es una combinación de fuerza, elegancia y majestuosidad con un cuerpo bien conformado, alto y fuerte. Posee una constitución robusta aunada a nobleza, balance y una silueta bien proporcionada así como una cabeza muy expresiva que impresiona al espectador como si se tratara de una noble estatua. Es considerado como el Apolo entre todas las razas de perros.


Proporciones importantes
Su estructura es casi cuadrada, particularmente en los machos. La longitud del cuerpo (desde la punta del esternón hasta el tubérculo pélvico) no debe exceder la altura de la cruz por más del 5% en los machos y del 10% en las hembras. Altura de la cruz: en machos por lo menos 8O cm, en hembras por lo menos 72 cm.

 

 


Comportamiento y temperamento
Es amistoso, amable y devoto con sus dueños, especialmente con los niños. Es reservado con los extraños. Se requiere que sea un perro seguro de sí mismo, no temeroso, fácil de guiar, un compañero dócil y de familia. Debe poseer una gran resistencia a cualquier provocación y no debe ser agresivo.

 

Cabeza
En perfecta armonía con su apariencia general. Es larga, estrecha, bien marcada, muy expresiva y finamente cincelada (especialmente por debajo de los ojos). Los arcos superciliares están bien desarrollados pero no sobresalen. La distancia desde la punta de la nariz al stop bien definido, y desde el stop hasta la protuberancia occipital levemente definida, deberá ser la misma en la medida de lo posible. La línea superior de la caña nasal y la del cráneo deben correr en forma paralela. La cabeza debe parecer angosta cuando se observa desde el frente, pero con la caña nasal tan ancha como sea posible. Los músculos de las mejillas sólo deben estar levemente definidos y de ninguna manera deben sobresalir.

 

Trufa
Bien desarrollada, más ancha que redonda con ventanas nasales bien abiertas. Debe ser de color negro, con la excepción del Dogo alemán arlequín (manchas negras y blancas). En estos últimos es deseable una nariz negra, pero se tolera también una pigmentación en mariposa (parcialmente pigmentada) o de color carne.


Hocico
Profundo y rectangular tanto como sea posible. Bordes de los labios bien definidos. Labios con pigmentación oscura. En los perros de tipo arlequín son tolerados los labios con pigmentación parcial o de color carne.


Mandíbula/Mordida/Dentadura
Maxilares anchos y bien desarrollados. Mordida en tijera fuerte y sana. Dentadura completa (42 dientes de acuerdo a la formación dental habitual).

 


Ojos
Medianamente grandes, redondos, tan oscuros como sea posible con una expresión viva e inteligente. En el Dogo alemán azul se permite una coloración ligeramente más clara de los ojos. En los arlequines se toleran ojos claros o bien que ambos sean de distinto color (anisocromía). Párpados bien adheridos.


Orejas
De inserción alta, caídas por naturaleza, de tamaño mediano. Los bordes frontales cuelgan hacia adelante junto a las mejillas.


Cuello
Largo, limpio, musculoso. Inserción bien formada con una línea arqueada; el diámetro disminuye ligeramente hacia la cabeza. Mantiene el cuello erguido, pero dirigido hacia adelante con una leve inclinación.

Cuerpo


Extremidades anteriores


Extremidad posterior


El esqueleto completo está cubierto por músculos fuertes que hacen que la grupa, caderas y muslos tengan una apariencia ancha y redonda. Las extremidades posteriores están bien anguladas y fuertes, vistas desde atrás son paralelas a las extremidades anteriores.


Movimiento
Armonioso, ágil, cubriendo mucho terreno, elástico. Las extremidades observadas tanto de frente como por detrás deben moverse en forma paralela.


Piel
Adherente, bien pigmentada en los perros con colores sólidos. En los perros de tipo arlequín la distribución del pigmento generalmente corresponde con las manchas.


Pelaje
Textura del pelaje: Muy corto, tupido, liso, aplanado y de apariencia brillante.


Colores del pelaje
Según su color, el Dogo alemán está clasificado en tres variedades separadas: leonado y atigrado, arlequín y negro, azul.


Faltas
Cualquier desviación de los criterios antes mencionados debe considerarse una falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación del estándar.

 

Faltas graves

 

 

Faltas descalificatorias

 

EXPOSICIONES                  INICIO                   CEDDA (CLUB ESPAÑOL DEL DOGO ALEMAN)